Buscar en este blog

9 de octubre de 2011

Infecciones Genitales y Enfermedades de Transmisión Sexual

La transmisión de enfermedades infecciosas es una vieja conocida del hombre, pues desde los orígenes de la civilización, se encuentran registros históricos de infecciones. Los más antiguos están registrados en papiros egipcios y hasta en el Antiguo Testamento.

Las infecciones fueron, hasta la invención de la penicilina, la principal causa de muerte en las sociedades. Las epidemias eran cosa de todos los días.

Ahora, las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), alguna vez en la antigüedad estaban relacionadas con los amores prohibidos. El médico clásico griego, Hipócrates (400 a.C.) consideraba que la gonorrea era consecuencia de los excesivos placeres conducidos por la diosa Venus, de ahí que a estas enfermedades se les llamen enfermedades venéreas.

El mundo globalizado de hoy, tiene como desventaja la rápida propagación de enfermedades infecciosas entre distintas zonas geográficas, siendo un problema de envergadura mundial.


La Piel

La piel es la primera barrera defensiva contra los microorganismos. Antes del nacimiento la piel humana es estéril, y , a partir del alumbramiento, esta se va contaminando gradualmente por sus contacto con gérmenes, clima hostil, parásitos y otros agentes patógenos. 

Zona Genital

La flora microbiana habitual en la zona erógena está compuesta de bacterias, hongos, virus, helmintos y protozoos. Es de mencionar que en la zona genital es normal encontrar Spahilococcus, Corynebacterium, y Propionibacterium. 

La flora que encontramos dentro de la vagina, es diferente, pues gracias a distintas bacterias dentro de ella (Bacilos de Doderlein, Lactobacillus vaginalis) que metabolizan glucógeno para llegar a ácido láctico mediante la fermentación láctica. La consecuencia de esta fermentación es la acidificación de la vagina con un pH mayor de 4,5, que sirve como un bactericida eficiente. 

Además estas bacterias amigables de la vagina producen peróxido de hidrógeno, que al interactuar con el oxígeno, produce un hidróxilo desinfectante, eficaz contra muchas bacterias. 

Ya después de la menopausia, se acaba la producción de glucógeno y el pH vaginal se alcaniza y la flora de los genitales exteriores penetran al interior. 

Factores relacionados con infecciones genitales

  • Inmunodeficiencias, alcoholismo, problemas renales, diabetes mellitus.
  • Higiene personal y familiar.
  • Obesidad (favorece la humedad)
  • Actividad sexual desprotegida

Es importante saber que la depilación del vello vaginal, así como el alumbramiento, producen lesiones que son una vía de acceso rápido para enfermedades infecciosas. También buenos hábitos de higiene personal son importantes. Al defecar, una persona promedio expulsa mas de 1 billones de gérmenes pertenecientes a 500 especies distintas. 
La buena higiene evita infecciones

Enfermedades de Transmisión Sexual

Estas enfermedades tienen una gran repercusión en la calidad de vida de la mujer, pues entre sus consecuencias se encuentran la enfermedad inflamatoria pélvica, infertilidad, embarazos anormales y cáncer de cervix). 

-Síndrome de Behcet

Enfermedad extraña caracterizada por úlceras bucales y genitales además de lesiones oculares y faciales. 

-Molusco contagioso

Infección viral de la piel producida por un el poxvirus: Molluscum contagiosum virus. Se transmite por contacto directo, ya sea sexual o no, y autoinoculación.  Está caracterizada por lesiones de pápulas esféricas (alrededor de 20) en zonas de la cara, párpados, cuello, axilas, región anal y genital. 

-Bartholinitis

Infección de las glándulas vestibulares mayores o de Bartholino, ocasionando la obstrucción del conducto de la misma glándula. Puede ser producida por una gran variedad de microorganismos, entre los principales están el E. coli, gonococo y treptococos. 

Esta enfermedad produce un dolor intenso y de no tratarse, puede haber rompimiento del absceso, drenado purulento y engrosamiento de  los labios. 

-Hidradenitis

Infección inflamatoria de las glándulas apácrinas que obstruye y rompe los conductos sudoríparos. Se manifiesta por una inflamación dolorosa que puede evolucionar en un absceso. 

-Foliculitis

Los folículos de los vellos vaginales pueden infectarse por gérmenes, generando pústulas. El tratamiento es sencillo.

-Vaginosis Bacteriana

Desequilibrio de la flora normal vaginal. Se sustituye el Lactovacillus por bacterias como Prevotella, Mobiluncus, Gardnerella vaginallis y Micoplasma hominis. 

Se presenta Leucorrea (secreción infecciosa blanca) e inflamación. Los factores de riesgo son múltiples parejas sexuales y duchas vaginales. 

El 50% de la Leucorrea es originada por la vaginosis.

-Infecciones micóticas

Infecciones por hongos, la mayoria causada por Candida albicans. El 75% de las mujeres presentará al menos un episodio durante su vida. Antibióticos y anovulatorios los favorecen. También el uso de prendas ajustadas y malos hábitos higiénicos. 

La diabetes y el embarazo también representan factores de riesgo para presentar infección micótica. 

Hay leucorrea, comezón, lesiones cutáneas en vulva periné y. Su tratamiento es sencillo, va desde tratamientos con jabones neutros, pomadas antimicóticas, óvulos vaginales, agentes tópicos (clotrimazol, miconazol, tioconazol, terconazol, nistatina) y orales (fluconazol). 

-Tricomoniasis

Infección por parásito protozoo (Trichomonas vaginales). Es frecuente y bajos niveles de estrógeno lo favorecen. 

Se presenta Leucorrea de color verdoso y con burbujas; comezón y enrojecimiento de la vulva. 

Se trata con jabón ácido, metronidazol, tinidazol.

-Gonorrea

Enfermedad grave que en el 60% de las pacientes adultas es asintomática.

Se presenta una semana después de haberse contraído por relación sexual. Sus síntomas son uretritis (micción dolorosa y frecuente), flujo purulento y blándulas de Skene infectadas; inflamación de la vagina, pus congestiva y amarillenta, además de dolor abdominal. 

Hay muchas formas de tratamiento siendo los principales ceftriaxona, espectinomicina, ciprofloxacino, entre otros; además, la pareja de la paciente también debe recibir atención. 

-Clamidiasis

Es la causa más frecuente de infección de transmisión sexual y perinatal. Afecta principalmente a adolescentes y adultas jóvenes (18 a 24 años).

30 al 50% de los casos son asintomáticos. Cuando se presentan síntomas hay: flujo vaginal amarillo, comezón y sangrado después del coito. La clamidia desencadena la Enfermedad Inflamatoria pélvica, el síndrome uretral, infecciones neonatales y problemas en la linfa (adenopatías inguinales dolorosas).

Tratamiento: entre ellos están la doxociclina, azitromicina, ofloxacino eritromicina, entre otros. 

-Herpes (HSV)

Infección vírica crónica, su transmisión es amplia por ignorancia de padecimiento o que son asintomáticas al momento de la transmisión. El hombre es reservorio y la infección con pasa por contacto directo con lesiones mucocutáneas. 

Se manifiesta por una erupción dolorosa (vesículas  en forma de racimo con líquido claro). Estas vesículas se rompen fácilmente, originando úlceras cicatrizantes. También se inflaman ambos ganglios atrás del cuello. Se presenta también con uretritis.

El tratamiento se basa en eliminar los síntomas, pues al ser un virus, no se puede erradicar ni controlar sin tratamiento. 

-Virus del Papiloma Humano (HPV)

Hay más de cien tipos de estos, y alrededor de 30 de ellos infectan el área genital. 
La mayoría de las infecciones no presentan síntomas. Padecer este virus ocasiona verrugas genitales.

Para prevenirlo, en la actualidad ya existen vacunas exitosas que se aplican en niñas y mujeres adolescentes.

Se tratan las verrugas con diferentes soluciones o geles (podofilino, imiquimod), también puede ser por críoterapia y terapia laser.

Los condones son la forma más eficaz de evitar las ETS





No hay comentarios: